Inicio                                        Enfermedades     Nutrición      Sexualidad      Procedimientos      Curiosidades     
Suscríbete a TuBuenaSalud.com

Suscríbite a TuBuenaSalud y te llegarán al email los nuevos artículos sobre enfermedades, curiosidades salud, sexualidad, dietas y nutrición, etc.

Correo electrónico:

Tranquilo... no hacemos spam.


 

Cateter Epicutaneo

En los últimos años la cifra de recién nacidos enfermos y prematuros de muy bajo peso, con una edad gestacional cada vez menor ha ido en aumento. Debido al pequeño calibre de sus venas, se han diseñado dispositivos específicos, como el catéter epicutáneo de silicona. El objetivo de este artículo es explicar de forma clara los beneficios, procederes y aplicación del catéter epicutáneo. La técnica de cateterización venosa central percutánea con catéter de silicona se ha mostrado como un procedimiento eficaz y seguro que evita sufrimientos innecesarios, ya que suprime las múltiples punciones e inmovilizaciones y es un procedimiento de enfermería útil, eficaz y de fácil aprendizaje.


Protocolo en el catéter epicutáneo

Es la introducción de un catéter de silactic (polímero de silicona) por venopunción periférica hasta las venas centrales. Esta indicado para la administración parenteral de nutrientes, fármacos y percusión de larga duración.

Material

Es muy importante la preparación correcta de las mesas auxiliares, extremando las medidas de higiene, definiendo la mesa de material limpio y la del material estéril.

  • Catéter epicutáneo
  • Dos paños estériles
  • Dos guantes estériles
  • Dos mascarillas
  • Gasas estériles
  • Dos jeringas de 5 cc
  • Mariposa
  • Heparina
  • Suero fisiológico (ampollas)
  • Antiséptico (cristalina)
  • Smatch
  • Pinzas sin dientes estériles (Adson)
  • Spongostan
  • Tiras de sutura
  • Apósito estéril
  • Bomba de infusión
  • Suero de mantenimiento
  • Llave de tres vías
  • Filtro

Técnica del catéter epicutáneo

Selección de la vía de acceso, por orden de preferencia utilizaremos:

  1. Venas medianas de la parte anterior del brazo
  2. Venas temporales superficiales
  3. Vena basílica, vena cefálica media

Si se quiere introducir como una vía central es necesario medir la distancia que hay entre el punto de punción seleccionado y la aurícula derecha, para saber la longitud del catéter a introducir.

Los pasos a seguir son:

  1. Lavado quirúrgico de manos
  2. Desinfección del smatch
  3. Colocación de guantes estériles
  4. Inmovilización del niño
  5. Desinfección de la zona de punción
  6. Preparar campo estéril con material
  7. Introducir en la aguja de punción el silactic, dar a la enfermera colaboradora el extremo distal del catéter para que lo conecte con la jeringa heparinizada que contiene agua estéril y purgue el equipo, se recomienda heparinizar el catéter epicutáneo para evitar su obstrucción durante la maniobra.
  8. Dejar conectada la jeringa para evitar que entre aire en el equipo-sistema
  9. Colocar el smatch
  10. Puncionar con la mariposa en la vena seleccionada (no es necesario canalizarla), una vez que fluye la sangre se retira el smatch
  11. Introducir el catéter a través de la aguja dentro de la vena con ayuda de las pinzas (Adson) mediante pequeños movimientos para que avance.
  12. Administrar por el catéter percutáneo solución salina lentamente para observar el recorrido y posibles extravasaciones de la vena, si las hubiese, retirar la mariposa y comenzar de nuevo
  13. Comprobar la longitud del catéter introducido
  14. Una vez introducido proceder a extrae la aguja, haciendo presión con una torunda de gasas para evitar que sangre por el punto de punción y que parte del catéter se salga.
  15. Extraer la aguja del sistema del catéter y desechar
  16. Fijar catéter con una corbata a la piel, si sangra colocar espongostan para contar la hemorragia en el lugar de punción
  17. Colocar trozo de gasa estéril para apoyar la conexión y envolver con apósito estéril
  18. Realizar la conexión con el equipo perfusor (llave de tres pasos, filtro y sistema) con un flujo continuo
  19. Registrar procedimiento en formularios asignados, anotando fecha y hora
  20. Control radiológico si fuese necesario

Cuidados de enfermería en pacientes con catéter epicutáneo

  • Mantener asepsia rigurosa ante cualquier manipulación.
  • La cura del orificio de entrada y cambio del apósito se realizará de forma estéril según protocolo de cada hospital ( cada 72 horas, cada 7 días...) y siempre que se manche ó se despegue.
  • No tapar el punto de inserción para vigilar signos de infección, flebitis ó extravasación.
  • Mantener permeable el catéter heparinizando todas las perfusiones que se infundan por él.
  • Verificar periódicamente la adecuada inmovilización del miembro y su colocación.
  • Purgar cuidadosamente los sistemas de infusión evitando la entrada de aire.
  • Utilizar bombas de presión en todas las perfusiones que se infundan por el catéter, vigilando continuamente la presión de las mismas. Fijar límites de alarmas de las bombas de perfusión.
  • Vigilar que no se detenga la perfusión continua de líquidos, para evitar la obstrucción.
  • Lavar el catéter antes y después de la administración de fármacos, para evitar los residuos.
  • Evitar tracciones del catéter para que no se salga de la medida. Comprobar la permeabilidad del catéter.
  • Evitar reflujo de sangre por el catéter para eliminar la posibilidad de obstrucción.
  • Vigilar las posibles desconexiones accidentales.
  • No utilizar el catéter epicutáneo para extracciones ni trasfusiones.
  • No desconectar el epicutáneo para el aseo ó baño del niño.

Complicaciones

La infección constituye la complicación más frecuente y es la principal causa de retirada de los catéteres insertados periféricamente. La contaminación del catéter es el foco inicial de propagación de la infección al torrente sanguíneo, siendo el Staphylococcus epidermis el agente etiológico más frecuente. Otras infecciones menos frecuentes son las producidas por el Staphylococcus aureus o por gérmenes Gram. negativos. Estas infecciones nosocomiales se han incrementado llamativamente en los últimos años debido a la necesidad de mantener la nutrición parenteral durante periodos relativamente prolongados en los recién nacidos de bajo peso. Por ello, conviene señalar la importancia que tiene manipular correctamente este tipo de catéteres.

Bibliografía sobre catéter epicutaneo

  • Susan L. Madden – El gran libro del prematuro. Guía esencial para el cuidado del niño prematuro en el hospital, en casa y durante su primer año de vida. Ediciones Medici. 2005
  • Crespo, C. Cuidados de enfermería en Neonatologia. Editorial Síntesis ISBN 84-7738-768. Cap 367 vías de perfusión en el Neonato
 





Última modificación: 24 de Agosto de 2012. Spain - España.
Copyright © 2006, TuBuenaSalud, por . Todos los derechos reservados.